domingo, 1 de marzo de 2009

Inferno: Ahora es el turno de la Madre de las Tinieblas.

“Inferno” (1980), es un film de terror del director Dario Argento, el cual está protagonizado por Irene Miracle, Leigh McCloskey, Eleonora Giorgi, Daria Nicolodi y Alida Valli.

La joven poetisa Rose Elliot (Irene Miracle) adquiere un antiguo diario escrito en latín. En él descubre la existencia de las Tres Madres del Mal, lo que la lleva a creer que en su departamento habita una de ellas. Llena de temor, recurre a su hermano Mark (Leigh McCloskey), quien estudia musicología en Roma. Cuando Mark llega a Nueva York, descubre que su hermana ha sido asesinada, lo que lo llevará a indagar que es lo que realmente esconde el edificio donde habitaba Rose.


Tras el inesperado éxito de “Suspiria” (1977), la productora 20th Century Fox, quien se encargó de distribuir el film en los Estados Unidos, estaba deseosa de repetir el éxito obtenido por la última cinta del italiano Dario Argento. Mientras el director esperaba en Nueva York que su colega George A. Romero finalizara el rodaje de “Dawn of the Dead” (1978), comenzó a gestar lo que sería su próximo proyecto, el que eventualmente se convertiría en la esperada secuela de “Suspiria”. Una vez que la 20th Century Fox se mostró interesada en financiar dicho proyecto, el productor Claudio Argento rápidamente aseguró un financiamiento adicional a través de algunos consorcios alemanes e italianos. Con tres millones de dólares de presupuesto, Daria Nicolodi, quien por ese entonces era pareja de Argento, comenzó a trabajar en la confección del guión junto al director. Sin embargo, su trabajo no sería acreditado. Eventualmente, la misma Nicolodi explicaría que al momento de estrenar “Suspiria”, tuvo un sinfín de problemas para que su humilde contribución en la construcción del guión fuese reconocida en los créditos de la producción, por lo que en esta ocasión optó por evitarse mayores inconvenientes y hacer un paso al costado.

“Inferno” en un primer momento se centra en una mujer llamada Rose Elliot, quien en una pequeña librería ubicada en la ciudad de Nueva York encuentra un libro llamada “Las Tres Madres”. El contenido de dicho libro no tarda en ejercer un extraño efecto en ella, lo que la lleva a intentar descubrir la conexión que tienen sus páginas con el edificio en donde ella reside. Al mismo tiempo que empieza a descubrir ciertas piezas del enigma en el cual se ha inmerso, Rose decide escribirle una carta a su hermano Mark, quien se encuentra viviendo en Roma, para contarle el problema en el que se ha metido. Intrigado por la carta de su hermana y por la aparición de una misteriosa mujer que parece tener un interés especial en él, Mark decide viajar a Nueva York para ayudar a Rose. Lamentablemente, a su llegada encuentra que su hermana ha sido asesinada en extrañas circunstancias. Motivado por el dolor y la curiosidad, Mark retoma la investigación iniciada por Rose sin imaginarse que la espantosa verdad que está a punto de descubrir tiene estrecha relación con lo sobrenatural, la magia negra y la muerte.

En esencia, “Inferno” se presenta como una película cruel y desorientadora. No solo carece de una trama del todo lógica o lineal, sino que además la violencia que exhibe es repentina y explícita, y está orquestada con el extravagante estilo visual que Argento desarrolló durante la realización de sus primeros trabajos. A diferencia de “Suspiria”, esta cinta no presenta un personaje con el cual el espectador logre sentirse identificado en algún grado, como sucedía con la heroína interpretada por Jessica Harper en la primera entrada de la trilogía de Argento. Sin embargo, podría decirse que la tesis central en ambos films es más o menos la misma: existe un mundo irracional y aterrador escondido tras la cortina de la mundana realidad, el cual una vez revelado da paso a un horror sin límites. Mientras que en “Suspiria” dicha cortina es removida durante el tramo final de la cinta, en “Inferno” la cortina ya no existe, por lo que los protagonistas desde el primer minuto se ven inmersos en un mundo caótico que amenaza con destruir por completo sus vidas. Es dentro de este contexto surreal que Argento inserta una serie de escenas de tinte onírico y carácter simbólico, cuya interpretación poco importa una vez que el espectador comprende que es necesario abandonar toda lógica para descubrir lo que se esconde en el edificio en el que habita Rose Elliot.

Complementando la idea de que “Inferno” se desarrolla en un mundo de tintes surrealistas, el edificio donde transcurre gran parte de la historia resulta ser un verdadero laberinto, un epítome de las casas oníricas; en su interior coexisten numerosas escaleras, habitaciones de estilo barroco, pisos falsos, lugares prohibidos y misteriosos, y conductos de ventilación que permiten escuchar todo lo que sucede en los diversos rincones del edificio, entre otras cosas. Además de todo esto, el lugar está habitado por enigmáticas figuras entre las que se encuentran Elise Stallone Van Adler (Daria Nicolodi), quien es la única amiga de Rose, y cuyo mayordomo de manera regular le inyecta una misteriosa sustancia cuyo efecto es desconocido; Carlo (Gabriele Lavia), el extraño conserje del edificio; un misterioso anciano (Feodor Chaliapin) que utiliza una silla de ruedas, y su silenciosa y algo siniestra enfermera (Veroniz Lazar). En gran medida, Argento utiliza una lógica onírica no solo para preparar al espectador para lo impredecible o lo esencialmente abstracto, sino que además para enmascarar ciertas falencias e inconsistencias del guión, el cual ha sido ampliamente criticado durante el transcurso de los años.

Si hay algo que sin duda resulta destacable de “Inferno”, es su llamativo apartado visual. Si bien Romano Albani se encargó de gran parte de la dirección de fotografía, para asegurarse de que el film presentara la estética deseada, Argento convocó a quien es por muchos considerado como un verdadero maestro del cine de horror italiano, el mítico Mario Bava. De esta forma, Bava se encargaría de crear algunos de los efectos ópticos, un par de pinturas y varios trucos de cámara que posteriormente dotarían a “Inferno” de la estética tan particular que posee. Además de todo lo antes mencionado, Bava se encargó de diseñar el edificio donde se desarrolla la trama, trabajó encabezando la segunda unidad de dirección junto a su hijo Lamberto, y tuvo que reemplazar durante un tiempo al mismísimo Argento cuando este tuvo que ausentarse debido al severo caso de hepatitis que sufrió durante el rodaje del film. Tal y como sucede en “Suspiria”, en esta ocasión predominan las tonalidades rojas y azules, las cuales no solo dotan al film de una atmósfera surrealista y opresiva, sino que además por momentos se convierten prácticamente en una forma de lenguaje que busca comunicarle al espectador el horror al que se ven expuestos los protagonistas de la cinta.

En relación a la banda sonora del film, esta estuvo a cargo del reconocido músico Keith Emerson. Lamentablemente, la música que compuso para “Inferno” carece de sincronización con las imágenes, tiende a presentar tiempos extraños y desorientadores, y finalmente no logra crear el efecto deseado durante gran parte de la cinta, con la excepción de un par de escenas bastante puntuales. En cuanto al aspecto interpretativo de la producción, las actuaciones van desde lo aceptable hasta lo derechamente mediocre. Mientras que Leigh McCloskey no resulta del todo convincente como el hombre llamado a descubrir la existencia de la Mater Tenebrarum, Irene Miracle interpreta de forma correcta a la joven que de forma voluntaria se sumerge en un mundo dominado por el horror y la muerte. Aún cuando “Inferno” es una de las mejores películas del irregular Dario Argento, probablemente hubiese resultado ser un film más efectivo si su trama no fuera tan críptica. Usando a la alquimia como metáfora, el director desarrolla un relato lleno de simbolismos los cuales nunca son del todo explicados. Al igual que el protagonista de la cinta, el espectador es expuesto a un oscuro misterio que parece no tener solución. En relación a esto, Argento declararía en una ocasión: “Cuando leí sobre la alquimia comencé a preguntarme ´¿Por qué?` Pero no existe un porqué. La alquimia tiene relación con el proceso, con el viaje, no con el objetivo. Eso es precisamente lo que representa `Inferno`: un oscuro viaje”.




por Fantomas.

8 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Intuyo un ciclo de terror italiano en CineScope? xD

Poco que comentar, la verdad. Esta sí que no la he visto.
Aún así y como siempre, muy bien redactada la reseña, que hasta me sabe mal que no me interesn demasiado jejee

Saludos ;)

Cecil B. Demente dijo...

Peliculón, a mi lo que comentas de la falta de protagonista me recuerda a Psicosis. En la peli de Hitchcock se cargan a la estrella al cuarto de hora, y eso te deja descolocado. Aquí todos lo que llevan el peso de la acción van muriendo uno a uno, y eso te da la sensación de que cualquier cosa puede suceder y de que no hay normas.

darkerr dijo...

A decir verdad esta me gusta más que "Suspiria", visualmente es fascinante, y como bien dice Cecil B Demente a todos les toca algo, la muerte luce imparable. Por cierto Fantomas, espero que des tu opinion sobre "La terza madre" que espero hayas podido ver. Muy buena critica. Saludos¡¡¡

Sam_Loomis dijo...

Ésta es una de Argento de las que no he visto. A decir verdad no soy muy conocedor de su cine, debería de ocuparme en ello siendo fan del género. Interesante lo que mencionas acerca de James Woods, seguro hubiera sido un punto a favor en el filme.

Muchos Saludos

Fernando dijo...

buenas,
He visto tu blog y la verdad es que es muy interesante, parece que tenemos algunos temas en común por eso quisiera pedirte si podemos intercambiar enlaces. Agradecería tambíen cualquier crítica a mi blog ya que tu tienes más experiencia.
anteriormente e tenido http://pizarrales.wordpress.com pero viendo q mejoraba e decidido hacer un trabaja mas en serio, en este estoi trabajando ahora, http://www.lafanega.es lo que pasa que estoi en fase de pruebas, agradezco toda colaboracion o consejo, gracias
verserker@gmail.com
Un saludo y gracias

Pablo dijo...

A decir verdad amigo Fantomas, para mi no es de lo mejor de Argento, la encuentro algo plomiza, y por supuesto no se la puede comparar con "Rojo oscuro" ("Profondo roso"), una de mis favoritas.
Pero eso si, la salva cantidad, su sensacional banda sonora (lo mejor para mi) a cargo de Keitht Emerson.
Saludos!!!
http://pablocine.blogia.com

Horror dijo...

Excelente reseña, muy completa e interesante. A mi personalmente me encanta esta cinta, pese a lo que bien marcas, que es la debilidad de su guion, creo que se compensa favorablemente con otros aspectos. Me parece de lo mejor de Argento, descontando por supuesto a Suspiria y Rojo Profundo. Junto a el Pajaro y Tenebre, de mis favoritas del Italiano.

Saludos!

Cinediondo dijo...

ODIO LA COPIA QUE TENGO DE ESTA PELÍCULA!!!! la odio porque la película me encanta, pero el dvd que poseo de Inferno tiene unos subtítulos tan pequeños y que pasan tan rápido que me carcome la rabia por dentro cada vez que la veo jaja...

Saludos

Don_fofo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...