domingo, 6 de septiembre de 2009

Sword of the Stranger: Una de las mejores cintas de animación del último tiempo.

“Sword of the Stranger” (2007), es una cinta de animación japonesa escrita por Fumihiko Takayama y dirigida por Masahiro Andō.

En el Japón medieval, un niño llamado Kótaro y su perro Tobimaru son perseguidos sin cuartel por los Mings, soldados y enviados del Emperador chino que tienen cruentos planes para el pequeño. Durante su huída, Kótaro conoce a un misterioso ronin llamado Nanashi, el cual por un extraño motivo jamás desenvaina su espada. Entre los planes de los Mings, los intereses de algunos señores feudales japoneses, y la aparición de peligrosos oponentes, la unión entre Kótaro y Nanashi se verá afectada de una forma u otra, obligándolos a tomar decisiones críticas en una carrera contra el tiempo.


Masahiro Andō, quien había trabajado como animador en cintas como “Jin-Roh” (1998) y “Cowboy Bebop: The Movie” (2001), debuta como director con esta producción animada de época la cual le llevó varios años terminar. En el año 2003, el director había estrenado un piloto de la película en la Tokyo Anime Fair, el cual sufrió una serie de cambios antes de ser nuevamente estrenado en el 2007. El cambio más importante lo sufrió el personaje principal, quien en un principio era un asesino sin memoria, mientras que en la versión final es un ex-soldado cuyos recuerdos no lo dejan vivir en paz. La idea de Masahiro era escribir una historia cuyo núcleo fuese la vida y la muerte de las personas, y donde los personajes involucrados en el relato estuvieran motivados por su propia avaricia. Para construir esta historia de redención y muerte, Masahiro reclutó al guionista Fumihiko Takayama, conocido por su interés en las cintas de época (las cuales en Japón se llaman jidaigeki), para desarrollar el escenario en el cual transcurriría la historia.

Lo primero que llama la atención al ver “Sword of the Stranger” es la maravillosa calidad de su animación, la cual incluye algunos efectos realizados con CGI a los cuales se les saca bastante provecho. Existe un evidente cuidado en el diseño de los paisajes y los personajes, donde los colores se mezclan de buena manera dando como resultado un estilo de animación bastante elegante. La atención que se le da a los detalles por momentos quita el aliento, lo cual se hace evidente en aquellas escenas donde tras cruentas luchas la sangre cae sobre la nieve, o aquellas en las cuales la luz del sol se refleja en las espadas de los soldados. Sin embargo, son las escenas de acción las que resultan ser más impresionantes. Dichas secuencias, además de estar perfectamente orquestadas y animadas, son bastante envolventes y violentas, por lo que se pueden ver altas dosis de sangre salpicando la pantalla. Esto sin duda contrasta con la inocencia y la ternura proyectada por el pequeño Kótaro y su fiel mascota.

El nivel de preocupación por la animación es el mismo que se ve al momento de desarrollar los personajes principales. Kótaro es un niño que debe comenzar a valerse por sí mismo de manera improvisada. De hecho, al momento de conocer a Nanashi hace todo lo posible por demostrar que es una persona totalmente autosuficiente. A medida que avanza el metraje, el espectador se entera de la historia del pequeño y ve como este evoluciona bajo el cuidado de Nanashi. El ronin por su parte, también evoluciona durante el transcurso de la película; en un principio se muestra como un hombre más bien egoísta cuyo pasado no está demasiado claro. Ya en el último tramo de la cinta se explica el porqué del errático comportamiento de Nanashi, al mismo tiempo que se ven los frutos de su relación de amistad con Kótaro. Ambos personajes presentan carencias a nivel emocional, por lo que el lazo que los une se asemeja al existente entre un padre y un hijo.

En cuanto a los villanos de turno, todos están motivados por sus ambiciones personales; algunos desean eliminar el dominio Ming en la zona, otros la vida eterna, o algunos como Rarô, el villano principal de la cinta, solo desean encontrar un rival a su altura. La verdad es que no se da mucha información con respecto a los habilidosos soldados Ming, ni como Rarô (quien es posiblemente europeo) terminó trabajando para el Emperador Chino. Lo que si llama la atención es que tanto Rarô como Nanashi son extranjeros. Esto se suma al cuidado que puso el director al momento de diferenciar la cultura china de la japonesa (de hecho, el film está hablado en japonés y chino mandarín). Estos detalles probablemente responden al deseo del director de construir una historia que rompiera las barreras del lenguaje, y que fuera atractiva tanto local como internacionalmente. Al mismo tiempo, el realizador prefiere entregar una mirada imparcial del conflicto entre ambas naciones, retratando a los chinos como hombres obsesionados con la ciencia y la espiritualidad los cuales están al servicio de sus gobernantes, y a los señores feudales japoneses como hombres ambiciosos cuyo único interés es el dinero y el poder.

La única crítica que se le podría realizar a esta película sería que la trama presenta varios elementos ya vistos con anterioridad en relatos de corte similar. De todas formas la historia exhibe algunos toques de originalidad, lo que es loable considerando que se trata de un género que por lo general está plagado de clichés. “Sword of the Stranger” está fuertemente influenciada por las cintas de samuráis de Akira Kurosawa, aunque presenta un ritmo narrativo y una estructura más propia del cine hollywoodense. La trama se desarrolla de manera bastante lineal, evitando caer en complicaciones innecesarias, lo que ayuda a que esta no se vuelva tediosa en ningún momento. Al mismo tiempo, el director se preocupa de mantener ocultas las razones por las cuales los Ming están persiguiendo a Kótaro, siendo este el misterio principal que presenta el film. Más allá de esto, “Sword of the Stranger” no presenta grandes sorpresas, lo que no influye mayormente en el resultado final de la cinta.

“Sword of the Stranger” es fácilmente una de las mejores cintas de animación provenientes de Japón de los últimos años. Más allá de las similitudes que pueda presentar con otras películas del género, este film es sumamente entretenido, presenta una animación bastante cuidada y fluida, personajes interesantes, una más que adecuada banda sonora compuesta por Naoki Sato, y la suficiente acción y violencia para dejar satisfechos tanto a los amantes del cine de animación como a los del cine de samuráis. Lo que es aún más interesante es su final abierto, el cual que queda a libre interpretación del espectador, con lo que el realizador concluye esta apasionante historia de época. En definitiva, estamos ante lo que se podría considerar como un excelente debut cinematográfico por parte del director Masahiro Andō, quien de seguro va a sorprendernos en un futuro con otras joyas de un nivel similar al de esta gran cinta de animación.




por Fantomas.

9 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Primera noticia que tengo de esta película. Al parecer, tiene buena pinta, así que habrá que hacerse con ella.

Saludos ;)

Fantomas dijo...

-Pliskeen: Te la recomiendo 100%. Cuando la veas me cuentas que te pareció.

Saludos.

Dialoguista dijo...

Parece buenisima!!!!
Perdón la ignorancia pero: ¿que son los efectos realizados con CGI?
Saludos!!!

Fantomas dijo...

- Dialoguista: No te preocupes. CGI significa "imagen generada por computadoras". Espero que puedas ver la película para que me comentes que te pareció.

Saludos.

Santi dijo...

"Sword of the Stranger"... tiene buena pinta. No había oído hablar de ella, pero tal y como la pones parece una imprescindible. Desde luego el tema tratado de la venganza parece interesante, y por lo que veo la animación es exquisita, a medio camino entre "Cowboy Bebop" y "Afro Samurai". Veo además que en cierta manera e argumento tiene que ver con esta última minisere/película(s).

En serio, me has animado mucho a verla, buen trabajo Fantomas, y excelentísima crítica, como no esperaba menos de un crack como tú.

Don_fofo - Cinediondo dijo...

Es recomendable para niños pequeños? así como de 8 años?

Fantomas dijo...

- Santi: "Sword of the Strsnger" lamentablemente es una cinta prácticamente desconocida pero absolutamente recomendable. Me alegro que mi reseña te haya animado a verla.

- Don Fofo: La verdad es que no es muy recomendable para niños pequeños. Igual es una película violenta, donde la sangre salta a borbotones.

Gracias por los comentarios,
Saludos!

IRIAN-HALLSTATT dijo...

La primera vez que leo sobre esta cinta. Tal como la pintas parece que merece mucho la pena... pues ahora que he retomado el visionado enfermizo de pelis... me la apunto.

Un saludo.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

No sé si pasado tanto tiempo leerás este comentario, pero ahora que ya he visto la película, me gustaría darte las gracias por descubrírmela, pues me ha gustado mucho.

La historia es muy sencilla, pero la relación entre los personajes, el vínculo de amistad que se crea entre ellos, me ha parecido de lo más loable (y el perrito ayuda xD). Virtudes a parte son la adecuada y bonita banda sonora y una cuidada animación lejos de los cánones habituales del anime (lo cual, a mi gusto, es de agradecer)

Las peleas están muy bien coreografiadas, con abundante sangre (pero sin pasarse); destacando sobre todo el espectacular duelo final.

Una película no sólo entretenida, sino también, emcionante (o al menos para mí lo ha sido)

Toda una grata sorpresa, pues en los últimos años he visto varios animes que o bien me han entretenido a secas, o bien me han dejado del todo indiferente. Y Sword of the Stranger me ha dejado totalmente satisfecho.

El final, como bien decías en tu reseña, se deja casi a la libre interpretación del espectador. Depende un poco de como desee cada uno que termine la historia termine (happy end a media o completo)

Saludos ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...