lunes, 20 de julio de 2009

The Good, the Bad, and the Ugly: La joya que puso fin a la "Trilogía del dólar".

“The Good, the Bad, and the Ugly” (1966), es un spaghetti western del director Sergio Leone, el cual está protagonizado por Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Eli Wallach.

En plena Guerra Civil norteamericana, un par de estafadores se dedican a timar a las autoridades. Tuco (Eli Wallach) es perseguido por numerosos crímenes, y es atrapado y entregado a la justicia por un caza recompensas conocido como el Rubio (Clint Eastwood), su cómplice de fechorías, quien lo libera de la horca a último momento para huir y repartirse el botín. Pero una serie de mutuas traiciones y desventuras los llevan a cruzarse con Bill Carson, un soldado confederado malherido. Antes de morir, les dice a ambos dónde se encuentra escondido un botín de 200.000 dólares en monedas de oro. El problema es que uno de los criminales conoce el paradero (un cementerio), y el otro sabe en qué tumba se encuentra enterrado el oro. Mientras tanto, un corrupto sargento de la Unión conocido como Ojos de Ángel (Lee Van Cleef), se encuentra tras la pista de Carson, por lo que no pasará mucho tiempo antes de que sus caminos se crucen en el trayecto hacia el botín escondido.


Luego del éxito de “For a Few Dollars More” (1965), los ejecutivos de la United Artists se acercaron al guionista Luciano Vincenzoni para asegurar los derechos de la cinta y de la posible próxima entrada de la saga. Aunque el productor Alberto Grimaldi y el director Sergio Leone no tenían planes de filmar un nuevo film del “hombre sin nombre”, Vincenzoni les presentó una idea que llamó la atención de ambos hombres; “un film acerca de tres granujas que deben buscar un tesoro en plena Guerra Civil Norteamericana”. Fue así como Grimaldi junto a Vicenzoni finalmente firmaron un contrato con la United Artists, el cual incluía un presupuesto de un millón de dólares (lo que era una gran avance considerando que la primera entrada de la ahora trilogía solo se realizó con 200.000 dólares), y que además estipulaba que la productora debía adelantar 500.000 dólares y ceder la mitad de las ganancias que obtuviera la cinta fuera de Italia.

Mientras Leone intentaba plasmar la idea de Vincenzoni en un guión, el guionista recomendó a la pareja de escritores cómicos, Agenore Incrucci y Furio Scarpelli, para que trabajaran en la historia junto a Leone y Sergio Donati. Lamentablemente, la relación laboral entre este grupo de hombres no llegó a buen puerto. El director mencionaría en una ocasión: “no pude utilizar nada de lo que ellos escribieron. Fue la decepción más grande de mi vida”. Donati agregaría: “prácticamente no existe nada de lo que ellos escribieron en el guión definitivo. Ellos solo colaboraron en la primera parte, con solo una línea de guión”. Para confeccionar el guión, Leone comenzó a recolectar información acerca de la Guerra Civil Norteamericana. Fue en este proceso de recolección de datos, que el director se enteró de que más de 120.000 personas habían muerto en los campos sureños de prisioneros, entre los que se encontraba el de Andersonville. Con respecto a esto, Leone declararía: “Yo sabía que también existían campos de prisioneros en el norte. Tú siempre escuchas acerca del vergonzoso comportamiento de los perdedores, jamás de los ganadores. El campamento Betterville, donde Blondie y Tuco son tomados prisioneros, se construyó teniendo como referencia el de Andersonville”.


Cuando a Leone se le preguntó en una ocasión las razones por las cuales había filmado está película, este respondió: “yo comencé ´The Good, the Bad, and the Ugly´de la misma forma que las cintas anteriores, esta vez presentando a tres personajes y una búsqueda de un tesoro, aunque lo que a mí realmente me interesaba era por una parte desmitificar los adjetivos del título, y por otro lado mostrar el absurdo de la guerra. ¿Qué es lo que realmente significan las palabras “bueno”, “malo” y “feo”? Todos tenemos algo de maldad dentro de nosotros, algo de bondad, y una cierta fealdad. Y hay gente que nos produce rechazo, pero cuando la conocemos de mejor manera descubrimos su real valor. En cuanto a la Guerra Civil en la cual los personajes se ven involucrados, según mi visión, es completamente estúpida; no involucra una “buena causa”. Es por eso que yo muestro un campo de concentración ubicado en el norte, pensando en parte en los campos de concentración nazis con sus orquestas judías. Esto no significa que la cinta no sea objeto de risa. A través de las trágicas aventuras de los protagonistas, corre un espíritu picaresco. En ese sentido, la historia presenta una característica que la novela picaresca y la Commedia dell´arte tienen en común; no existen héroes verdaderos representados por un solo personaje, sino un grupo de personajes grises”.

Aunque inicialmente se pensó en agregar la palabra “dólares” al título de la cinta para capitalizar el éxito de los dos trabajos anteriores de Leone, cuando comenzaron las filmaciones, la cinta se titulaba “I due magnifici straccioni” (The Two Magnificent Tramps), lo cual no encajaba con la personalidad de los tres personajes protagónicos; sería Luciano Vincenzoni quién eventualmente crearía el famoso título final. Por otro lado, a medida que las filmaciones avanzaban, Leone comenzó a darle cada vez más protagonismo al carismático personaje de Wallach, lo que sin duda molestó a Clint Eastwood. El conflicto entre el director y el actor estallaría durante el proceso de edición y doblaje del film, cuando Leone decidiera eliminar algunos segmentos de la historia, los cuales en su mayoría involucraban al personaje de Eastwood. Sería por este motivo que el actor jamás volvería a trabajar con Leone.

Como muchos spaghetti westerns, “The Good, the Bad, and the Ugly” es un relato acerca de hombres ambiciosos y egoístas, donde no existen héroes, sino villanos en mayor o menor medida. Tuco y Rubio son una pareja de estafadores, cínicos y despiadados, que aparecen como “héroes” en contraste con Ojos de Ángel, quien es un personaje completamente siniestro y cruel. Al igual que en sus dos cintas anteriores, Leone no duda en presentar una violencia bastante gráfica, lo que le costó la censura de muchos de los críticos de la época. Esta violencia es mezclada con altas dosis de humor negro, el que en su mayoría se concentra en los diálogos de los personajes de Wallach y Eastwood. Por otro lado, Leone utiliza una narración episódica, la cual junto a la estética utilizada termina convirtiendo a este western en un verdadero cómic en movimiento. Hay muchas escenas que recuerdan a las viñetas de una historieta. Toda esta estética es perfectamente complementada con la espectacular banda sonora de Ennio Morricone, la cual es uno de los trabajos más celebrados del compositor, además de ser reconocida como un verdadero sinónimo del western.

Las actuaciones por otro lado son estupendas. Eastwood interpreta al personaje que serviría de base para el resto de los personajes que interpretaría en los distintos westerns que filmó durante su carrera, e incluso serviría para construir a su Harry Callahan, otro de sus personajes más icónicos. Eli Wallach por su parte, probablemente interpreta al mejor personaje de su carrera (curiosamente, Leone había pensado en Charles Bronson para el papel de Tuco), mientras que Lee Van Cleef interpreta de manera magistral al letal y misterioso Ojos de Ángel. Aunque Leone intentó acercarse lo más posible a la realidad histórica de la época, de todas maneras existen algunas inexactitudes que involucran algunos hechos puntuales y el uso de algunas armas como la dinamita, la cual fue inventada recién en 1867 (la Guerra Civil Norteamericana duró desde 1861-1865). Además existen algunos hechos que no son del todo explicados, como la razón por la cual Ojos de Ángel entra y sale del ejército sin dar ningún tipo de excusa. Todos estos detalles pasan a segundo plano gracias al ritmo que Leone le imprime a la historia. “The Good, the Bad, and the Ugly”, es la conclusión perfecta a la trilogía de Sergio Leone, que aunque cuyas historias no se ligan entre sí, en conjunto construyen y perfeccionan los códigos del llamado spaghetti western. La cinta es considerada por muchos como la mejor obra del director, por lo que no es de extrañar que sea la fuente de inspiración de un sinnúmero de películas, lo que provocó que algunas de sus escenas hayan sido parodiadas en diferentes films y series de televisión, y que su banda sonora sea considerada como un referente del género.




por Fantomas.

9 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

La mejor de las tres, que ya es decir mucho, y la que menos me canso de ver.

Saludos ;)

Cinemagnificus dijo...

Maravillosa. Me encanta. Uno de mis westerns preferidos.

Charly Ramone dijo...

Una auténtica obra maestra, aunque la que más me gusta de la trilogía es "Per qualche dollaro in più"

babel dijo...

El tito Clint y mis gustos cinematográficos... como el agua y el aceite, oiga.

Lamento ser la nota discordante...
Un saludo!

Alejandro the Kitsune-san dijo...

de las mejores peliculas de todos los tiempos

un grande entre los grandes

poco se puede escribir que ya no se haya escrito

buen informe como de costumbre

saludos

elprimerhombre dijo...

Muy buena y completa crítica, sí señor! Pues yo aún no he visto Por un puñado de dólares, qué pecado! La muerte tenía un precio me gustó mucho, y El bueno, el feo y el malo me encanta. Pero alguna vez se ha preguntado qué haría Leone sin Morricone? No dudo en absoluto de que no tendrían ningún sentido esos primeros planos tan largos sin la música de Morricone. Son sus composiciones las que dan sentido a las imágenes.
Por cierto, yo había oído de que la obra maestra de Leone era Érase una vez en América, pero me imagino que a cada uno con sus gustos. Un saludo!

Anónimo dijo...

Este... una pequeña duda. ¿Por qué se le llama Ojos de Ángel al personaje de Lee Van Cleef en todas las webs, y en el doblaje español le llaman, sin embargo, "Sentencia"?

Fantomas dijo...

Primero gracias a todos por los comentarios.

Con respecto a la pregunta de Anónimo, en el doblaje español le llaman "Sentencia" porque se basaron en la versión italiana de la cinta. La gran mayoría de las personas ha visto la versión con las voces en inglés, y es ahí donde al personaje de Van Cleef le llaman "Ojos de Ángel".

Espero haber respondido tu duda.
Nuevamente, gracias a todos por los comentarios.

Saludos!

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Qué pena que no pudieran contar con Charles Bronson para el "Tuco". Van Cleef da miedo de verdad, en esa terrible escena del campamento. Me quedo con eso, el soldado moribundo y ese final mítico.
Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...