sábado, 18 de julio de 2009

Family Plot: La última cinta del gran maestro inglés.

“Family Plot” (1976), es un film de suspenso del director Alfred Hitchcock, el cual está protagonizado por Barbara Harris, Bruce Dern, William Devane y Karen Black.

Blanche Tyler (Barbara Harris), es una falsa psíquica que es contratada por la millonaria Julia Rainbird (Cathleen Nesbit), para que la ayude a encontrar al hijo de su fallecida hermana, el cual fue dado en adopción el mismo día de su nacimiento. Blanche y su pareja, el taxista George Lumley (Bruce Dern), se lanzarán a la búsqueda del heredero perdido, al mismo tiempo que Arthur Adamson (William Devane) y su novia Fran (Karen Black) comienzan a planear un elaborado secuestro. Cuando sus caminos se cruzan, comienza una caótica persecución que tendrá escabrosas consecuencias.

Tras el éxito obtenido por “Frenzy” (1972), los estudios Universal comenzaron a presionar a Alfred Hitchcock para que realizara un nuevo film que le ayudara a borrar el mal trago producido por los fracasos de “Torn Curtain” (1966) y “Topaz” (1969). Para aquel entonces, el director se encontraba sumido en algunos excesos privados, donde se destacaba su marcada afición por el vino. Pese a eso, Hitchcock aún no pensaba en el retiro. Durante la primavera de 1972, llegó a sus manos la novela “The Rainbird Pattern”, del escritor Victor Canning. Aunque la novela estaba ambientada en la campiña inglesa, al director le interesó la tenebrosa intensidad de un relato marcado por el robo, la culpabilidad, la venganza, el asesinato, las falsas apariencias, la clarividencia y los fenómenos psíquicos.

La primera opción del director para adaptar la novela sería el guionista Anthony Shaffer. Debido a que Shaffer no se mostró muy entusiasmado con las ideas de Hitchcock, quien quería imprimirle un marcado tono cómico a la historia, el realizador finalmente terminó convocando a Ernest Lehman, quien había sido el responsable del guión de “North by Northwest” (1959). Aunque Lehman había rechazado anteriormente adaptar la novela de Canning, accedió a la petición de Hitchcock. Sin embargo, la relación entre ellos no resultó de la manera esperada. Había pasado una cantidad considerable de años desde su colaboración en “North by Northwest”, lo que se reflejaría en la personalidad de ambos hombres. Mientras que Hitchcock era un hombre mucho más lento en todo sentido, Lehman descubrió que no tenía deseos de enfrascarse en discusiones creativas con el cada vez más debilitado director.

Pese a esto, ambos creativos se embarcaron en el proceso de redacción del guión. Durante todo el proceso, Hitchcock tuvo una serie de sentimientos ambivalentes. Mientras que por un lado se mostraba algo desinteresado en la producción, por otra parte sentía cierta curiosidad por saber cómo iba a ensamblar dos subtramas en principio distintas, que gradualmente se unirían para formar una gran historia. En abril de 1974, Lehman le presentó al cineasta el primer borrador del guión, el cual llevaba por título “Deception”. Para su sorpresa, el análisis que Hitchcock hizo del guión fue uno de los más detallados de su carrera. No solo hizo observaciones sobre cada escena y cada línea de diálogo, sino que además se quejo ampliamente por la forma en cómo había sido confeccionado el escrito. Fue así como a principios de 1975, Lehman le envió un segundo borrador al director, con la esperanza de que este le respondiera a la brevedad posible. Lamentablemente, Hitchcock pasó gran parte de ese año en compañía de sus médicos, por lo que recién en noviembre pudo responderle a un cada vez más ansioso Lehman.

La verdad es que la salud de Hitchcock se vio seriamente afectada por la artritis, una fuerte gripe, un cálculo renal, e incluso la implantación de un marcapasos, a lo que se sumaba la preocupación que sentía el director por la precaria situación de su esposa Alma. Todo esto provocó que su relación con Lehman se deteriorase rápidamente, al punto que ambos se vieron enfrascados en constantes discusiones cuyo eje central era la cada vez más compleja trama. Estos problemas se extendieron durante todo el proceso de rodaje del film, principalmente porque Hitchcock constantemente cambiaba de parecer con respecto a la personalidad del cuartero protagónico. Algo similar sucedió a la hora de conformar el elenco. Si bien en un principio el director quería contar con un elenco estelar conformado por Jack Nicholson, Burt Reynolds, Faye Dunaway, y Liza Minnelli, entre otros, eventualmente cambió de opinión motivado por sus deseos mantener el presupuesto del film dentro de un margen considerable, para así poder obtener un mayor porcentaje de beneficios con la producción. Debido a esto, finalmente contrataría a Bruce Dern, William Devane, Karen Black, Barbara Harris, y la veterana actriz Cathleen Nesbit, a quien el director admiraba desde hace ya bastante años.

Como se menciona en la sinopsis, “Family Plot” está protagonizada por Blanche, una mujer que se gana la vida haciéndose pasar por vidente frente a un grupo de ancianas adineradas de los barrios residenciales de Los Ángeles, labor en la cual es asistida por su desgarbado novio, quien durante el día trabaja como taxista. En una de sus tantas sesiones de espiritismo, una de las clientas de Blanche le pide encontrar a su único heredero, un niño al cual su familia abandonó varios años atrás. Debido a la cuantiosa suma de dinero que le ofrece la anciana por llevar a cabo su encargo, Blanche y su novio rápidamente se lanzan a la búsqueda del heredero desaparecido. Sin embargo, lo que ellos no saben es que aquel niño se ha convertido en un próspero joyero y en un presunto estafador, quien con la ayuda de su amante, comete de manera regular diversos robos y secuestros con los que chantajea a las autoridades. El choque inminente entre ambas parejas, sus motivaciones, las distintas artimañas que utilizan para llevar a cabo sus planes, y su propia ignorancia, funcionan como los principales generadores de suspenso de un relato cuyo desenlace es por completo incierto.

Pese a todos los problemas que enfrentó la producción, los crecientes dolores del director, y las grandes cantidades de alcohol que este bebía para acallar dichos dolores, la cinta logró ser rodada de manera satisfactoria. Aún cuando su situación distaba de ser ideal, Hitchcock estuvo atento a cada detalle del proceso de filmación, y se mostró preocupado por saber cómo iba a reaccionar la audiencia en determinados momentos del film. Y es que en gran medida, “Family Plot” exhibe los intentos del director por adaptarse a los tiempos modernos, así como también su deseo de irse a la tumba con la consciencia tranquila en lo referente a su trayectoria profesional. Quizás por este motivo, la cinta es considerada como el trabajo más alegre que el cineasta realizó durante el último tramo de su carrera. Como dato curioso, a sabiendas que le quedaba poco tiempo de vida, Hitchcock quiso convertir su último cameo en una suerte de ironía. Es por esto que se puede ver la silueta del director tras una puerta de cristal con el rótulo: “Registrador de nacimientos y fallecimientos”.

En lo que a las actuaciones se refiere, el cuarteto protagónico realiza un estupendo trabajo, en especial Bruce Dern, cuyo personaje no tiene más opción que actuar como un improvisado detective debido a la ambición de su amada. Por otro lado, la producción cuenta con el magnífico trabajo de fotografía de Leonard South, y la atmosférica banda sonora del compositor John Williams. El gran mérito de Hitchcock en esta ocasión es haber tomado una novela mediocre, y haberla convertido en un entretenido thriller plagado de humor negro, cuyas numerosas vueltas de tuerca ayudan a otorgarle un marcado dinamismo a la trama. Aunque el director había anunciado públicamente que estaba trabajando en una producción titulada “The Short Night”, esta no pudo ser rodada debido a que el afamado cineasta británico falleció en 1980, a los ochenta años de edad. Es por este motivo que el guiño que le realiza a la cámara el personaje interpretado por Barbara Harris al final de la cinta, bien puede ser interpretado como la forma en la que Hitchcock se despidió de su público, dejando atrás una carrera repleta de obras sencillamente inolvidables.


por Fantomas.

7 comentarios:

Charly Ramone dijo...

Una gran película. No de las mejores del maestro Hitchcock, pero sí que es una cinta muy interesante, donde se mezclan de buena manera el humor y la intriga.

videodromo dijo...

Para mi es uan estupenda película, tiene mucho de humor british encubierto, es muy irónica, además, todo el reparto está genial desdde Bruce Dern hasta Karen Black, y por supuesto es lo mejor de William Devane. La pegadiza banda sonora de John Williams es muy curiosa, y no se parece en nada a loq ue hizo posteriormente. Una joyita.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Croe no haber visto ninguna de las cintas setenteras de Hitchcock. Me apunto ésta, que por lo que dices, vale la pena aunque no sea de lo mejor del director.

Saludos ;)

Cinemagnificus dijo...

Genial. A mi me encantó, aunque no sea de las mejores de este gran orondo del cine.

Dr. Quatermass dijo...

Estupenda, algo olvidada ante la filmografia tan vasta de su autor, pero es una magnifica obra.

Buen texto, saludos.

Quimerico Inquilino dijo...

Estupenda reseña que me ha descubierto datos que no conocía de la producción de esta película.
Prefiero infinitamente su anterior film, "Frenesí", pero claro, una peli floja de este genial director sería un películon en la filmografía de cualquierr otro.

Saludos!

Darkerr dijo...

Recuerdo que era entretenida pero sin mucha garra, quiero decir, hecha en forma friamente correcta. Como bien se comenta, de todos modos hoy resulta mejor que muchas otras hechas al por mayor. Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...