viernes, 4 de junio de 2010

The Body Snatcher: Karloff y Lugosi, juntos por última vez.

“The Body Snatcher” (1945), es un film de terror del director Robert Wise, el cual está protagonizado por Boris Karloff, Henry Daniell, Russell Wade y Bela Lugosi.

Edimburgo, año 1831. Un joven estudiante de medicina llamado Donald Fettes (Russell Wade), llega a la mansión del Doctor Wolfe MacFarlane (Henry Daniell), un prestigioso profesor y cirujano, para servirle como ayudante en sus experimentos. Lo que Donald no sabe, es que el buen doctor mantiene una relación comercial con John Gray (Boris Karloff), quien se gana la vida saqueando tumbas. Cegado por su ambición, Gray eventualmente comienza a chantajear a MacFarlane, sin imaginarse que eso desencadenará una serie hechos nefastos que destruirán la vida de todos los cercanos al Doctor.


Con la intención de extender su éxito como productor de la serie B de los estudios RKO, Val Lewton decidió cambiar los escenarios modernos en los que se desarrollaban las cintas “The Cat People” (1942) y “The Seventh Victim” (1943), por las calles del Edimburgo del siglo XIX. Junto al guionista Philip MacDonald y utilizando el seudónimo de Carlos Keith, Lewton se propuso adaptar la historia corta “The Body Snatcher”, del escritor Robert Louis Stevenson, la cual a su vez estaba inspirada en los famosos asesinatos cometidos por William Burke y William Hare, quienes eran dos norirlandeses que aterrorizaron a los habitantes de la ciudad de Edimburgo durante parte del siglo XIX. En ese entonces, las escuelas de medicina carecían de los fondos suficientes como para conseguir cadáveres para sus clases de anatomía. Considerando la oportunidad comercial que representaba este hecho, Burke le sugirió a su inquilino, William Hare, que le vendieran el cuerpo de un joven recién fallecido al Doctor Robert Knox, quien se desempeñaba como profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Edimburgo. De esta forma, Burke y Hare pusieron en marcha una lucrativa operación que rápidamente pasó del saqueó de tumbas al asesinato. Se estima que la dupla asesinó al menos a 28 personas, mostrando cierta preferencia por los alcohólicos, las prostitutas y los ancianos indigentes.

Lamentablemente para Lewton, llevar a la pantalla grande la historia de unos ladrones de tumbas no sería una tarea sencilla. Mientras que el ejecutivo de los estudios RKO, Jack J. Gross, insistía fervientemente en la idea de que el film debía contener escenas provocativas y potencialmente controversiales, desde los organismos de censura instaban al productor a evitar la inclusión de cualquier tipo de escenas que hicieran alusión al saqueo de tumbas o a la disección de cuerpos humanos. Para colmo, Lewton además debía solucionar los problemas ligados a la escases de presupuesto con la que contaba el film. Con la intención de sacar el proyecto adelante, el productor no solo se las arregló para conducir la cinta por la delgada línea que separa lo explícito de lo implícito, sino que además recurrió a algunos de los sets utilizados en el film “The Hunchback of Notre Dame” (1939), con el objetivo de reutilizarlos para construir las calles de Edimburgo en las cuales se desarrolla la historia. En cuanto a la selección de elenco, Lewton de inmediato pensó en contratar a Boris Karloff, con quien posteriormente trabajaría en “Isle of the Dead” (1945) y “Bedlam” (1946), para interpretar al inescrupuloso John Gray. Por otra parte, Albert Dekker, John Emery y Alan Napier fueron considerados para interpretar al Doctor MacFarlane, antes de que Henry Daniell se quedara con el papel. En lo que respecta a Bela Lugosi, si bien es anunciado como uno de los protagonistas del film, la verdad es que interpreta a un personaje secundario el cual fue especialmente creado por Lewton con la intención de que Lugosi participara en la producción.


Tal y como sucede en todas las cintas de Lewton, “The Body Snatcher” está marcada por la compleja personalidad de sus protagonistas. Donald Fettes por ejemplo, en un principio se presenta como un joven bien intencionado que ostenta un estricto sentido de la moral. Sin embargo, a medida que transcurre el relato resulta evidente que Fettes no se diferencia demasiado de su mentor o del mismo John Gray. Aun cuando el joven expresa su indignación una vez que se entera que el Doctor MacFarlane le paga importantes sumas de dinero a John Gray para que este robe algunos cadáveres del cementerio más cercano, eventualmente demuestra lo flexible que son sus principios cuando se involucra en el caso de una pequeña niña discapacitada. Cuando MacFarlane le comenta que para llevar a cabo la cirugía que le devolverá la movilidad a las piernas a la pequeña, necesita estudiar la anatomía de la columna vertebral en detalle, de inmediato Fettes decide seguir los pasos de su mentor y le pide a Gray que le consiga un cadáver lo antes posible. Lamentablemente para el joven estudiante de medicina, el costo de su pequeña indiscreción será demasiado alto, por lo que terminará involucrado en un asesinato que tendrá una serie de nefastas repercusiones tanto en su incipiente carrera como en su vida.

Al igual que Fettes, MacFarlane y Gray resultan ser personajes sumamente complejos que intentar ocultar su verdadera personalidad del resto del mundo. De esta forma, mientras John Gray en un principio aparenta ser un hombre amable y honesto, MacFarlane se muestra altanero y seguro de sí mismo. Sin embargo, no pasa mucho tiempo antes de que ambos hombres exhiban su verdadera personalidad. En esencia, Gray es un hombre siniestro y codicioso, cuya ambición lo lleva a aprovecharse de todos aquellos que lo rodean. MacFarlane en cambio, es un hombre que en realidad es cobarde e inseguro, el cual es atormentado por su pasado y por un presente en el cual los pocos rastros de nobleza existentes en su personalidad, se diluyen en una evidente falta de ética profesional. En gran medida, el guión de “The Body Snatcher” se centra en la retorcida relación existente entre estos dos hombres. En un nivel bastante básico, el cochero de clase baja y el doctor de clase acomodada aparentan mantener una relación piramidal empleado/empleador. Sin embargo, la supuesta superioridad social e intelectual de la que goza MacFarlane, se desintegra una vez que este se encuentra en compañía de Grey. Y es que el cochero sabe demasiado del sórdido pasado de su empleador, lo que lo lleva a humillarlo constantemente. Solo bastan unas palabras del personaje interpretado por Karloff, para que el buen doctor se deshaga en un manojo de nervios y sentimientos de culpabilidad.


Lo que es aún más importante, es que entre ambos hombres existe un nexo inquebrantable que evidencia una mutua dependencia. En gran medida, Grey en la encarnación del alter ego del doctor, ya que a través de él MacFarlane lleva a cabo sus más oscuros deseos sin experimentar ni el más mínimo sentimiento de culpa. Al mismo tiempo, Grey utiliza la relación que mantiene con MacFarlane para sentirse importante, y para olvidar aunque sea por un momento su inestable situación socioeconómica. Por otro lado, en lo que respecta a las actuaciones, el elenco en general realiza un trabajo correcto, con la excepción de Rusell Wade, cuya interpretación del hipócrita estudiante de medicina que se ve obligado a confrontar las consecuencias de sus actos no termina de convencer. Boris Karloff en cambio, no solo entrega una de las mejores actuaciones de su carrera, sino que además domina cada una de las escenas en las que participa, en especial aquellas que comparte con Bela Lugosi, cuyo rol resulta ser demasiado insignificante como para tener real importancia dentro de la trama. Por último es necesario destacar la labor de Henry Daniell, quien logra con éxito proyectar las contradicciones vitales de un científico que para lograr sus loables objetivos, debe incurrir en actos que paradójicamente destruirán todos sus sueños y ambiciones.

En lo que respecta al aspecto técnico de la producción, resulta destacable el maravilloso trabajo de fotografía de Robert De Grasse, la atmosférica banda sonora del compositor Roy Webb, y la deslumbrante dirección de arte de Albert S. D´Agostino y Walter E. Keller. “The Body Snatcher” no solo es una excelente entrada en el género del horror psicológico, sino que además se destaca por presentar una interesante historia cuyo núcleo está conformado por una red de errores humanos perpetrados por una serie de personajes marcados por fuertes contradicciones vitales, lo que convierte al film en una retorcida fábula moral. Además de esto, el film de Robert Wise incluye una serie de guiños a los homicidios de Burke y Hare, como por ejemplo la maniobra que es utilizada por Grey para asesinar a una de sus víctimas, la cual es conocida como la “maniobra Burke”, y que básicamente consiste en que el asesino cubre completamente a su víctima para luego presionar firmemente su nariz y boca hasta asfixiarla. Por último, es necesario mencionar que más allá del hecho de que “The Body Snatcher” sea una cinta escalofriante, compleja, visualmente atrayente y brillantemente narrada, esta es recordada por ser la última colaboración entre Karloff y Lugosi, quienes compartieron escena en siete producciones entre 1934 y 1945.


por Fantomas.

7 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

La apuntaré por el reparto y el director. Aunque algunas revisiones de terror clásico me han llevado a la decepción. Quizás sea uno de los género que, a mi gusto, peor envejece.

Saludos ;)

Nosferatu dijo...

Gran reseña. Para mí, una de las mejores del director Wise (¡qué no es poco!) y de Karloff. Un clásico sin duda.

Fantomas dijo...

- Pliskeen: Más que por un problema de "mal envejecimiento", el género del terror sufre a causa de la desensibilización del espectador actual. En aquella época era impensado ver la cantidad de gore existente en el cine actual, el cual es casi un requisito obligatorio en el cine de horror. Más allá del factor "horror" de esta cinta, el resto de sus componentes han envejecido de buena manera por lo que es una peli más que recomendable.

- Nosferatu: Concuerdo contigo que es una de las mejores película de Karloff y Wise. Creo que no te había visto por estos lados, pero espero que sigas visitando y comentando este blog.

Gracias a ambos por sus comentarios,
Saludos ;)

Claudia dijo...

Se ve que es una pelicula muy entretenida solo de leer la reseña.
Muy buen aporte...

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Lo cierto es que no creo que sea una cuestión de gore. Mi apreciación no iba por ahí. De hecho, no es algo que a mi me parezca imprescindible para una película de terror, y menos si se trata de incluirlo gratuitamente.

Ni tampoco es cuestión de sustos.
Pero si percibo mucha teatralidad en algunas películas y una agudizada escasez de tensión y suspense.

Si bien hay películas que se mantinen con vigor, otras muchas no aguantan el paso del tiempo por esos motivos.

De lo único que debe culparse al propio espectador y no a la película, es de estar más curtido. En ese sentido, es podible que pelícuals que impactaron en su momento hoy no nos parezcan gran cosa. Ahí sí ientraría el facto "desensiblización". Pero insisto en que muchas películas de terror no envejecen bien por otros muchos motivos.

Saludos ;)

Fantomas dijo...

- Claudia: Sin duda te recomiendo que veas esta película porque como mencioné anteriormente, es una de las mejores de Karloff.

- Pliskeen: Visto de ese modo, es cierto lo que indicas de la excesiva teatralidad de algunas de las cintas clásicas de terror. En cuanto a la escasez de suspenso, probablemente se le puede adjudicar al mismo exceso de teatralidad, el cual de todas maneras es una consecuencia de la época en la que fueron filmadas las cintas de terror más "clásicas" (y lo mismo sucede con el resto de los géneros creo yo). De todas formas, me atrevo a decir que creo que esta película puede llamar tu atención. Se agradecen los distintos puntos de vista.

Saludos a ambos ;)

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Bueno la teatralidad esta es la herencia del cine mudo, que aunque no es el caso de esta película si de Karloff, que nunca se ha distinguido por tener mucho diálogo. El reciclaje para ser actores mas realistas no estuvo al alcance de todos..

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...