domingo, 23 de mayo de 2010

The Big Boss: Brutalidad de la mano de Bruce Lee.

“The Big Boss” (1971), es una cinta de artes marciales del director Lo Wei, la cual está protagonizada por Bruce Lee, Maria Yi y James Tien.

Cheng Chao-an (Bruce Lee) llega a Bangkok donde encuentra trabajo en la fábrica del Sr. Mi (Ying-Chieh Han). Sin embargo, pronto descubre que el negocio no es más que una tapadera para encubrir el tráfico de drogas y la prostitución, por lo que decide enfrentarse a su jefe y a sus secuaces sin importar las consecuencias de sus acciones.


Durante su infancia y su adolescencia, Bruce Lee participó en una serie de películas hongkonesas como extra o interpretando roles secundarios. Luego de la cancelación de la serie norteamericana “The Green Hornet” (1966-67), la cual ayudó a convertir a Lee en un personaje popular en Asia, el actor firmó un contrato con la productora Golden Harvest, pese a tener una serie de tentadoras ofertas provenientes de otras productoras asiáticas. En julio de 1971, Lee viajó a Tailandia para filmar “The Big Boss”, film que no sólo marcaría su debut como protagonista de una cinta de artes marciales, sino que además sería la encargada de posicionar al actor como el responsable de la renovación del género. Gracias a su reciente popularidad, Lee pudo utilizar toda la experiencia que había adquirido durante su estadía en los Estados Unidos en la realización de la cinta. El actor no sólo convenció al productor Raymond Chow que era mejor realizar un film de artes marciales que utilizara un mínimo de armas (alejándose de esta forma del cine japonés de samuráis, donde se enfatizaba el uso de las espadas y el cual sirvió de influencia para muchas de las producciones chinas de la época), sino que además se le permitió coreografiar todas las escenas de lucha.

Lo que ni Raymond Chow ni Bruce Lee pudieron prever, fueron las múltiples dificultades que se les presentarían durante el rodaje de la cinta. Durante los primeros días en Tailandia, Lee se cortó seriamente la mano derecha con un pedazo de vidrio. La lesión fue profunda por lo que necesitó diez puntos de sutura. El corte le impedía realizar actividades cotidianas como bañarse o escribir, por lo que tuvieron que pasar tres semanas antes de que el actor no se sintiera incómodo o limitado en sus movimientos. Muchos extras y algunos integrantes del equipo de filmación vieron el accidente como un mal presagio, por lo que abandonaron la realización de la cinta. A la lesión de Lee y a los problemas con el equipo de filmación, se le sumaron los mosquitos y cucarachas que poblaban las locaciones seleccionadas para el rodaje, y que inevitablemente provocaban la molestia de todos los involucrados en el film. Por último cabe mencionar que el director original de la película, Chia-hsiang Wu, tuvo que ser reemplazado por Lo Wei a las pocas semanas de iniciado el rodaje, debido a que el primero carecía de la personalidad y la habilidad suficiente como para llevar a cabo con éxito el proyecto. Wei en cambio, tenía una personalidad más fuerte que le permitía manejar sin problemas a su equipo, pero difícilmente se le podía considerar como un buen director.

“The Big Boss” se centra en un joven de nombre Cheng Chao-an, quien se acaba de mudar a Tailandia en búsqueda de nuevas oportunidades de trabajo, e intentando dejar atrás una serie de problemas que lo involucraban constantemente en peleas. De hecho, al poco de iniciado la cinta nos enteramos que Cheng le ha prometido a su madre que no se meterá en más problemas. Él incluso lleva consigo un pendiente que le sirve como recordatorio de su juramento solemne. Cheng cumple con su juramento por lo menos durante la primera mitad de la cinta. Aún cuando se le presentan numerosas oportunidades, este se abstiene de pelear dejando que su primo Hsui Chien (James Tien) tome un rol protagónico. Curiosamente, durante este tramo del film el personaje de Bruce Lee adopta el papel del “compañero cómico” de Hsui Chien. Es este último quien no sólo se encarga de defender a sus colegas en la fábrica de hielo, sino que también es quien encabeza la búsqueda de dos de sus compañeros quienes desaparecen en extrañas circunstancias. No es hasta que Hsui Chien desaparece, que el personaje de Bruce Lee adopta un mayor protagonismo.

Contrario a lo que se puede pensar, Cheng Chao-an dista de ser un héroe convencional. Si bien en un determinado momento decide defender a sus compañeros de trabajo de un grupo de criminales que intentan detener la huelga que se está llevando a cabo, luego se deja engañar por el dueño de la fábrica quien lo tienta ofreciéndole mujeres y alcohol. Su nuevo puesto de capataz y su ahora cercana relación con aquellos hombres que manejan la fábrica, provoca que aquellos que alguna vez vieron a Cheng Chao-an como un líder positivo, ahora lo consideren un traidor. El protagonista no maneja bien su reciente popularidad, por lo que no logra percatarse que la fábrica es una tapadera para el tráfico de droga, y que sus dueños están dispuestos a asesinar con tal de proteger su negocio. Cuando el personaje de Lee por fin logra quitarse la venda de los ojos, se convierte en un personaje violento y vengativo cuya brutalidad sólo se puede traducir en muerte. Las peleas exhiben un estilo bastante callejero, donde Cheng Chao-an además de utilizar sus manos y sus pies como armas, se vale de algunos de los cuchillos que portan los criminales que intentan asesinarlo a lo largo de la segunda mitad del film.

En términos de violencia gráfica, “The Big Boss” se asemeja bastante a lo visto en algunas de las cintas protagonizadas por Sonny Chiba, como por ejemplo la trilogía “The Street Fighter”. Esto convierte a “The Big Boss” en la película más violenta de la corta filmografía de Bruce Lee (de hecho, al momento de su estreno en China fueron editadas algunas de las escenas más violentas). Es evidente que la mayor atracción de la película es la interpretación de Bruce Lee. El carisma del actor permite que el espectador sienta cierta simpatía por su personaje, pese a que no es particularmente querible. Su personaje se ve involucrado tanto en escenas violentas y vibrantes (donde se destacan dos escenas de lucha que transcurren en la fábrica de hielo), en las cuales Lee demuestra porque se convirtió en una leyenda pese a participar en tan pocos films, como en otras que caen en el más completo absurdo, como aquella en la que se emborracha y comienza a bailar y a jactarse de sus habilidades como luchador. En general las actuaciones son más bien mediocres, lo que se extiende al trabajo de fotografía de Ching-Chu Chen. La cinta no puede evitar proyectar la imagen de ser una producción de bajo presupuesto, principalmente debido a la poca habilidad del director y de su equipo de filmación.

Por otro lado, la banda sonora compuesta por Fu-ling Wang difícilmente podría considerarse adecuada (aunque no resulta molesta tampoco), y las coreografías de las escenas de lucha si bien no presentan la pulcritud que posteriormente podría apreciarse en las otras cintas de Lee, estas son lo suficientemente crudas e impactantes como para representar un buen espectáculo. Pese a las fallas que presenta la cinta, “The Big Boss” se convirtió en todo un éxito al momento de su estreno, impulsando la carrera de Bruce Lee. Y es que pese a que el film es básicamente una violenta historia de venganza, este resulta ser lo suficientemente entretenido como para captar la atención del espectador durante todo su metraje. Resulta especialmente divertido ver como el personaje de Lee se pierde en un mar de ira, para luego acabar con todos aquellos que se cruzan en su camino, sin medir demasiado la consecuencia de sus actos. “The Big Boss” es a estas alturas un clásico del cine de artes marciales, no sólo por haber ayudado a lanzar la carrera de Bruce Lee, sino porque además se atrevió a renovar el género presentando un escenario moderno donde no existen los verdaderos héroes, sino hombres con defectos y virtudes que buscan su oportunidad de redención.



por Fantomas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

saludos compañeros
acabo de monta mi
blog sobre Bruce Lee
es una biografia, en la
que realizo una recopilacion
con datos encontrados en la red
saludos

http://historia-brucelee.blogspot.com/

Fantomas dijo...

- Anónimo: Gracias por dejar la dirección de tu blog. Ayer lo visité y me pareció bastante interesante.

Saludos ;)

Möbius el Crononauta dijo...

Bruce Lee nunca perdía.

Grande

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...