domingo, 9 de mayo de 2010

Dial M For Murder: A un paso del crimen perfecto.

“Dial M For Murder” (1954), es un film de suspenso del director Alfred Hitchcock, el cual está protagonizado por Ray Milland, Grace Kelly y Robert Cummings.

Tony Wendice (Ray Milland) planea matar a su esposa Margot (Grace Kelly) para heredar su fortuna y pagar sus deudas. Para consumar el asesinato, Wendice contacta a un viejo conocido llamado Swann (Anthony Dawson), a quien hace objeto de chantaje. Una vez que este acepta matar a Margot, se pondrá en marcha un plan que a todas luces parece ser el crimen perfecto.

Tras terminar el rodaje de “I Confess” (1953), el director Alfred Hitchcock se dedicó a buscar una obra teatral lo suficientemente atractiva como para adaptarla. Fue así como dio con el melodrama de Frederick Knott titulado “Dial M For Murder”, el cual había sido estrenado en Nueva York en 1952. Cuando el estudio Warner Brothers comenzó a negociar los derechos cinematográficos de la obra, se enteraron que Alexander Korda, fundador de la London Film Productions, los había comprado por unas modestas mil libras. A Korda le hizo mucha gracia la noticia que tanto la Warner como Hitchcock estaban interesados en los derechos de la obra de Knott, principalmente porque nunca pudo lograr que el director británico trabajara bajo el alero de su estudio. Finalmente, Korda obtendría la no despreciable suma de 30.000 libras por los tan ansiados derechos, lo que le permitió a Hitchcock contratar al mismísimo Frederick Knott para escribir la adaptación de la obra. En cuanto a la selección del elenco, el director rápidamente contrataría a John Williams para interpretar al sagaz Inspector en Jefe Hubbard, a Ray Milland para el papel del maquiavélico Tony Wendice, y a la encantadora Grace Kelly para el rol de la inocente Margot Mary Wendice, marcando de esta forma la primera colaboración entre la actriz y el realizador británico.

“Dial M For Murder” tiene la particularidad de ser la primera y la única cinta que Hitchcock filmó en tres dimensiones. Cabe mencionar que las producciones en tres dimensiones surgieron a principios de la década del cincuenta, como respuesta al pánico generado en la industria cinematográfica por la inserción de los televisores en los hogares norteamericanos. Si bien dicho proceso no revestía mayor interés para el director británico, principalmente porque consideraba que atentaba contra la función de testigo ocular que ejercía el público, Jack Warner, cabeza del estudio que lo albergaba, lo obligó a rodar el film en tres dimensiones, lo que significó múltiples dolores de cabeza para el realizador. Aunque sólo se utilizó un decorado durante la filmación, de todas formas tuvieron que realizarse numerosos ensayos debido a las dificultades que suponía el proceso de trucaje. Con respecto a esto, Grace Kelly señalaría en una ocasión: “Hitchcock se sentía terriblemente molesto y frustrado por tener que rodar la película en 3-D”. Y es que la cámara que se utilizó era del tamaño de una habitación, lo que dificultó que el director utilizara gran parte de los emplazamientos de cámara que solía ocupar en la mayoría de sus obras.

Debido a los problemas que presentaba la aplicación del 3-D, Hitchcock prefirió invertir gran parte de su tiempo en el diseño del vestuario de la protagonista. Con respecto a esto, Grace Kelly declararía: “Él deseaba ir de un vestuario brillante y lleno de color, a otro apagado y deprimente a medida que cambiaba la fortuna de la mujer. Luego quiso hacerme un extravagante traje de terciopelo. Dijo que deseaba utilizar los efectos de la luz y las sombras sobre el terciopelo en la escena del asesinato en el despacho. No me hizo mucha gracia, y le dije que no creía que fuera adecuado para el personaje. Él dijo que deseaba crear un efecto en particular, pero yo le dije: `No creo que esa mujer vaya a usar su lujoso y extravagante traje de terciopelo, para ir en mitad de la noche a responder el teléfono cuando se encuentra sola en su departamento´”. Junto con obsesionarse con el diseño del vestuario del personaje de Kelly, Hitchcock dedicó una gran cantidad de tiempo a la planificación de la famosa escena del asesinato, lo que lo llevó a perder casi nueve kilos durante todo el proceso de rodaje del film.

La historia de “Dial M For Murder” se desarrolla en el apartamento londinense de la pareja conformada por Tony y Margot Wendice. Mientras que Tony es un ex-tenista que ahora se ve forzado a ejercer un oficio bastante alejado del mundo del deporte, Margot es una mujer que posee una considerable fortuna la cual ha perdido el interés por su marido, y que ahora se encuentra involucrada en una relación amorosa con Mark Halliday (Robert Cummings), un escritor norteamericano de novelas policiales. A sabiendas de la infidelidad de su mujer y consciente de que no posee el dinero suficiente para costear sus costosos gustos, Tony pone en marcha un ingenioso plan para asesinar a su esposa. Dicho plan involucra chantajear a un viejo conocido llamado Swann, quien aparentemente ha estado involucrado en algunas estafas y un par de asesinatos, para que cometa el crimen por él, otorgándole una coartada perfecta. Es así como durante la primera mitad de la cinta, Hitchcock se dedica a presentar a los personajes y a exponer el brillante plan de Tony Wendice, al mismo tiempo que plantea un par de preguntas que resultarán ser vitales para el desarrollo de la trama; ¿Podrá Tony llevar a cabo su plan? y ¿Existe realmente el crimen perfecto?

Ya durante la segunda mitad del film, el personaje de Milland se verá obligado a lidiar con las consecuencias de sus actos, lo que lo llevará a configurar un nuevo plan que le permita salir del embrollo en el cual se ha metido. De forma paralela, Mark Halliday y el Inspector en Jefe Hubbard emprenden una carrera contra el tiempo cuyo objetivo es develar lo que realmente sucedió la fatídica noche en la cual Margot fue atacada, para así librarla del cruel destino que la espera. En cuanto al ámbito de las actuaciones, Ray Milland realiza un estupendo trabajo interpretando al maquiavélico y calculador Tony Wendice, al punto que lo convierte en un personaje ligeramente carismático aún cuando es el gran villano del relato. Grace Kelly por su parte, interpreta de buena manera a la frágil e inocente Margot, quien sin pensarlo pasa de ser víctima a victimaria, mientras que John Williams se destaca interpretando a un agente de policía que resulta ser bastante más competente que gran parte de sus colegas cinematográficos.

En lo que se refiere al aspecto técnico del film, resulta destacable el trabajo de fotografía de Robert Burks, quien supo superar las dificultades que suponía trabajar con la gigantesca cámara que permitía filmar en tres dimensiones, y la banda sonora compuesta por Dimitri Tiomkin, la cual es en gran medida responsable de la atmósfera claustrofóbica que domina a gran parte del relato. Pese a que la historia se desarrolla en un espacio confinado, esta en ningún momento se torna tediosa gracias al dinámico ritmo narrativo que le imprime Hitchcock, el cual está marcado por una serie de ingeniosos diálogos, sorpresivas vueltas de tuerca y momentos de real suspenso. Aún cuando es considerada como una obra menor dentro de la filmografía del director británico, “Dial M For Murder” se presenta como una película por sobre todo entretenida, en la cual Hitchcock supo explotar sus limitaciones (como por ejemplo su marcada teatralidad) en favor del espectáculo. En el año 1998, el director Andrew Davis filmaría un remake titulado “A Perfect Murder”, el cual sería protagonizado por Michael Douglas y Gwyneth Paltrow, y que si bien no lograr superar lo hecho por Hitchcock en el film original, si se alza como una correcta cinta de suspenso.



por Fantomas.

8 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Una de las más conocidas películas de Hitchcock. En su momento me gustó, aunque me gustaría revisionarla, ya que otras muchas películas del director hoy día o bien me dejan bastante indiferente o bien considero que no pasan de ser meramente entretenidas.

El remake lo recuerdo vagamente, así que supongo que ni me entusiasmó ni me disgustó.

Saludos ;)

Fantomas dijo...

- Pliskeen: A mi me pasó exactamente lo contrario con esta película. La primera vez que la vi me pareció correcta, pero ahora que la vi nuevamente me gustó más. En cuanto al remake, es una película decente aunque rápidamente olvidable.

Saludos ;)

Roy dijo...

Creto!

Cómo va? todo pasando en tu blog, entretenido y cultural como siempre, no te he visto conectado hace tiempo, como estas?
Hablemos

Un abrazo

Möbius el Crononauta dijo...

Fascinante película, no está entre lo mejor del director pero tiene escenas muy logradas, y Grace Kelly está hermosísima.

Saludos

jb dijo...

Esta pelicula es hermosa. Aca se llamó 2la llamada fatal" la tengo en vhs :) :)

Fantomas dijo...

- Roy: Tanto tiempo. Me alegro de verte por estos lados. Ahí nos estamos comunicando.

- Möbius: Coincido contigo. No es lo mejor de Hitchcock pero de todas formas es una gran película. En cuanto a Grace Kelly, siempre resulta agradable ver sus apariciones en la pantalla grande.

- jb: En otros lugares esta película se conoció como "Crimen Perfecto". Por eso suelo colocar el nombre de las películas en su idioma original, así se evitan confusiones. Para mi, prácticamente todas las películas de Hitchcock merecen ser compradas en dvd. Afortunadamente, casi todas están editadas con subtítulos en español.

Gracias a todos por los comentarios,
Saludos ;)

Dialoguista dijo...

Yo también deberia volver a verla, es que me olvidé como se resolvia todo finalmente ;-S je
Esta es una de las cintas que analizamos en la facu, la forma de generar suspenso, el montaje que tiene. Hitchock sabia lo que hacia, de eso no hay dudas, es increible como logra generar tanta tensión ;-)

Quimerico Inquilino dijo...

Como siempre, descubriéndonos un sin fin de jugosos datos.
Personalmente creo que todo lo que toca el maestro Hicht es oro. Nunca he entendido eso de "obra menor" aplicada a este genio. Hasta tenía claro la memez que suponía esto del 3D.

Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...