jueves, 25 de marzo de 2010

Bunny Lake is Missing: La búsqueda de Bunny Lake ha comenzado.

“Bunny Lake is Missing” (1965), es un thriller psicológico del director Otto Preminger, el cual está protagonizado por Sir Laurence Olivier, Carol Lynley y Keir Dullea.

Tras mudarse a Londres, Ann Lake (Carol Lynley) lleva a su hija Bunny a su primer día de escuela. Sin embargo, cuando vuelve a recogerla descubre que no hay rastro de ella por ninguna parte. Denunciada la desaparición, la policía no encuentra ningún indicio de la existencia de la niña, por lo que empiezan a preguntarse si esta no se trata sólo de un producto de la imaginación de Ann.



Tras terminar el rodaje del drama bélico “In Harm´s Way” (1965), el director Otto Preminger decidió retomar su inclinación por las historias de naturaleza perversa, las cuales había explorado abiertamente durante la década del cuarenta bajo el alero de los estudios 20th Century Fox. Fue por este motivo que el realizador se interesó en la novela “Bunny Lake is Missing”, de la escritora Marryam Modell (quien utilizaba el seudónimo de Evelyn Piper). Gran parte de las razones por las cuales Preminger decidió adaptar dicha novela, quedan explicitadas en el libro “The Cinema of Otto Preminger”, del escritor Gerald Pratley. Según el director: “Bunny Lake is Missing era una pequeña historia acerca de un secuestro. La madre de la niña que ha sido secuestrada no está casada y es incapaz de probar su existencia. El padre de la pequeña no está dispuesto a admitir su paternidad, debido a que está casado con otra mujer. Evidentemente existe un tema social aquí; si tú no cumples con las reglas impuestas por la sociedad, la ley no te protege. Esa es una parte importante de la cinta”.

Por otro lado, para Preminger era sumamente importante que la historia se ambientara en Londres y no en Nueva York como sucedía en la novela de Modell, básicamente porque él consideraba que el simple hecho de situar a los protagonistas en un escenario con el que no estuvieran familiarizados, ayudaba a crear la sensación de aislamiento que domina al relato. Con todo esto en mente, John y Penelope Mortimer comenzarían a confeccionar el guión de un film cuyo proceso de rodaje no estaría exento de problemas. Preminger era conocido por ser un director conflictivo y dictatorial, lo que lo llevó a enfrentarse en múltiples ocasiones con Sir Laurence Olivier, quien solo aceptó participar en la producción para suplir ciertas necesidades económicas. Según el afamado actor: “Preminger era un abusador y un ególatra que ni a mí ni a Noel Coward nos simpatizaba”. Las tensiones en el set llegaron a tal punto, que Olivier tuvo que intervenir en numerosas ocasiones para que el director no le gritara enfurecido a algunos de los niños que participaron en determinas escenas de la cinta.

En gran medida, el film de Preminger sigue la misma fórmula de cintas como “The Lady Vanishes” (1938), del director Alfred Hitchcock, y “So Long at the Fair” (1950), de Terence Fisher. En ambas producciones, una mujer se ve envuelta en la búsqueda frenética de una persona que parece no existir más allá de los límites de su imaginación. En este caso, Ann Lake, una norteamericana que debe mudarse a Londres junto a su pequeña hija, súbitamente se ve enfrentada a la desaparición de la niña, la cual nadie parece conocer. Si bien en un principio no hay motivos para dudar de los dichos de la protagonista, en ningún momento Preminger enfoca a la pequeña antes de su supuesta desaparición, por lo que rápidamente pone en duda el estado psicológico de la acongojada madre. Para colmo, las pocas pruebas que podrían comprobar la existencia de la niña, eventualmente se terminan esfumando en el aire. Por último, Steven Lake (Keir Dullea), el hermano de Ann, se encarga de destruir la poca credibilidad que le queda a la protagonista, cuando afirma que la difícil infancia que ambos vivieron bien pudo haber afectado psicológicamente a su frágil hermana.

Es necesario mencionar que a petición de Preminger, el guión se alejó bastante de la novela original con el objetivo de fusionar ciertos elementos propios de los relatos de misterio, como por ejemplo la damisela en peligro, la investigación policial y la presentación de sospechosos, con algunos temas modernos y controversiales tales como el masoquismo, la homosexualidad, las relaciones incestuosas y el sexo fuera del matrimonio. Esto provocó que la cinta estuviera dominada por una atmósfera malsana y por personajes sumamente peculiares, como por ejemplo Wilson (Noel Coward), el vecino alcohólico y perverso de Ann, y Ada Ford (Martita Hunt), la siniestra dueña de la guardería de donde desaparece la hija de la protagonista, la cual durante su tiempo libre utiliza a diversos niños como conejillos de indias en sus experimentos relacionados con las pesadillas infantiles. Por otro lado, la protagonista exhibe un comportamiento bastante errático, pasando de la más completa histeria a una sospechosa tranquilidad, lo que evidentemente pone en jaque su cada vez más dudosa sanidad mental.

En el ámbito de las actuaciones, quien más se destaca es Sir Laurence Olivier como el incrédulo Inspector Newhouse. En gran medida, el personaje de Olivier es quien mejor representa al espectador, ya que aún cuando desea creer la historia de Ann Lake, el errático comportamiento de la mujer lo hace sospechar de quien se presenta como una víctima de las circunstancias. Carol Lynley y Keir Dullea por su parte, si bien no realizan una labor espectacular, por momentos logran proyectar ciertos rasgos de sus fragmentadas psiquis que los convierten en personajes complejos y ciertamente oscuros. En cuanto al aspecto técnico de la producción, esta cuenta con el magnífico trabajo de fotografía de Denys N. Coop, quien logra convertir lugares cotidianos en escenarios realmente escalofriantes, y con la discreta pero efectiva banda sonora del compositor Paul Glass. Cabe mencionar que el grupo de pop británico The Zombies no solo contribuyó con tres canciones que fueron utilizadas como parte de la banda sonora del film, sino que además tienen un pequeño cameo en una escena en la que el Inspector Newhouse visita un pub junto a la protagonista. Es bastante probable que su inclusión en la producción haya respondido al deseo del director de retratar a lo menos de manera superficial, la cultura reinante en el Londres de los sesenta, la cual tuvo una fuerte influencia en varias producciones de la época.

Aún cuando se realizó una extensa campaña promocional previa a su estreno, “Bunny Lake is Missing” no logró generar demasiado interés en el público, por lo que obtuvo pésimos resultados de taquilla. Además, el hecho de que la cinta se presentara bastante cargada al diálogo, tampoco contribuyó a consolidar su atractivo comercial. Sin embargo, como suele suceder en la industria del cine, solo el paso de los años le otorgaría al film de Preminger el reconocimiento que se merecía. Y es que básicamente se trata de una película absorbente, oscura, desconcertante y misteriosa, cuyo misterio central a ratos es abordado por Preminger desde un prisma más propio del cine de terror. En definitiva, si bien “Bunny Lake is Missing” no es una de las obras más destacadas del siempre conflictivo director austriaco, de todas formas se presenta como un interesante thriller psicológico que explora el lado más oscuro del ser humano, y como el regreso del realizador al cine más controversial que tanto lo apasionaba.



por Fantomas.

5 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Si no recuerdo mal, era la "actriz" Reese Witherspoon una de la simpulsoras del remake.

La sinopsis me ha recordado a esa película del avión con Jodie Foster. Lo cierto es que no la he visto, pero si es de Preminger tiene que ser, como mínimo, interesante.

Saludos ;)

jb dijo...

Genial! hombre!!! ud se acuerda de cada peli!!! M encantó1 La ví d enuevo el año pasado o el anteaño en el BAC Relamente excelente e injsutamente olvidada. Creo personalmente que los papeles de Dullea y de la prota fueron llevados deliberadamente por ese camino por Preminger. Y recuerdo un par d elineas de Ollivier ocmo cuando ezxplicaba que su padre trató d econvencerlo queno s ehiciera policia y cuando decía que sus amigos no lo entendían. En el final creo que pierde un poco el tono pero es magistral. Dudo que en una remake consigan algo mejor que la remake de psicosis...
Saludos cinefagos :) :)

Dialoguista dijo...

Uy me dejaste intrigada ;-) ¿era imaginacion o no? No me lo digas, no me lo digas!!!
Tambiñen a mi me recordo la del avisón de Foster.
Y que grato encontrar a JB por aquí!!!
El cartel, tiene un aire hitchockeano, jajajajjaja
Saludos!!! ;-)

Fantomas dijo...

- Pliskeen: Efectivamente era Reese Witherspoon quien estaba involucrada en el fallido remake (junto con el director de "Smokin Aces"). Con respecto a "Flightplan", suele ser considerada como un seudo remake aunque no posee el trasfondo psicológico de la cinta de Preminger.

- jb: Es cierto que en el tramo final pierde algo de consistencia, pero de todas formas es una gran película. Por ahora el asunto del remake está congelado, lo cual no es malo considerando la calidad de la mayoría de los remakes de cintas clásicas.

- Dialoguista: La cinta por momentos tiene un aire hitchcokiano. Si no estás tan familiarizada con el cine de Preminger esta es una buena cinta para comenzar a conocer su obra.

Gracias a todos por los comentarios,
Saludos!

Miss Amanda Jones dijo...

A mí me parece un peliculón injustamente olvidado. Tuve la oportunidad de verla en pantalla grande y ahora mismo puedo decir que es una de mis cinco películas favoritas de todos los tiempos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...