miércoles, 7 de julio de 2010

The Outlaw Josey Wales: El violento camino hacia la redención de un hombre que lo ha perdido todo.

“The Outlaw Josey Wales” (1976), es un western del director Clint Eastwood, el cual está protagonizado por el mismo Eastwood, Chief Dan George y Sondra Locke.

Luego que su granja es incendiada y su familia es asesinada por una banda de soldados de la Unión, Josey Wales (Clint Eastwood) se lanza a los caminos del Viejo Oeste (estamos en los últimos días de la Guerra Civil Norteamericana) y se convierte en un guerrillero. Pero Wales no es un bandido despiadado, y eso le traerá problemas cuando deba conjugar sus deseos de establecerse y vivir en paz con el hecho de que, bueno, hay mucha gente deseosa de volarle los sesos.


El quinto esfuerzo como director de Clint Eastwood, “The Outlaw Josey Wales”, apareció en una época en la cual Hollywood estaba intentando revivir el género del western. La cinta se basó en la primera novela del poeta con raíces Cherokee, Forrest Carter, titulada “The Rebel Outlaw: Josey Wales”. El libro fue publicado por una pequeña compañía de Arkansas, y curiosamente sólo se imprimieron 75 copias. Carter le envió una de las copias a Eastwood, con la convicción de que la historia podría resultarle interesante al director. Aunque las probabilidades estaban en su contra, Eastwood si leyó la novela gracias a la insistencia del productor Robert Daley, quien quedó gratamente impresionado con la carta que venía junto al libro. Eastwood se apresuró a comprar los derechos de la novela y contrató al director Philip Kaufman, a quien admiraba por su trabajo en el western “The Great Northfield Minnesota Raid” (1972). Kaufman reescribiría varias veces el guión, y comenzaría el proceso de filmación sin mayores inconvenientes. Sin embargo, luego de ocho semanas y media de rodaje en locaciones de Utah, Arizona y California, Eastwood optó por despedir al director.

En 1984, Eastwood explicaría su decisión en una entrevista: “El trabajo de Kaufman como guionista era excelente, pero cuando llegó la hora de rodar el film, nuestros puntos de vista eran completamente diferentes. Yo había invertido parte de mi propio dinero para comprar los derechos del libro, y pasé mucho tiempo desarrollando el proyecto, por lo que había concebido una idea exacta de cómo debía ser el film. El enfoque de Phil era sólido, incluso probablemente era mejor, pero no era lo que había imaginado por lo que me hubiese molestado conmigo mismo si el resultado no hubiese sido lo que yo esperaba del film”. De esta forma, Eastwood asumió la dirección de la cinta, la cual presenta como protagonista a un forajido en busca de venganza. Josey Wales era un simple granjero antes del comienzo de la Guerra Civil, hasta que un grupo de soldados de la Unión asesina a su familia e incendia su casa sin motivo aparente. Habiendo perdido todo lo que le importaba en la vida, Wales se une a un grupo de guerrilleros que buscan debilitar a las fuerzas de la Unión.

Cuando la guerra termina, Wales es el único de su grupo que se niega a aceptar la supuesta amnistía que le ofrecen los soldados de la Unión, convirtiéndose en uno de los pocos sobrevivientes de la trampa que le costó la vida a la mayoría de sus compañeros. Perseguido por Terrill (Bill McKinney), el mismo hombre que asesinó a su familia, y por Fletcher (John Vernon), un antiguo compañero de armas que vendió su alma a los soldados de la Unión, Wales deberá escapar junto al joven e impulsivo Jamie (Sam Bottoms), tanto de los soldados de la Unión como de los caza recompensas que buscan cobrar el alto precio que se ha puesto por su cabeza. En su camino se irá encontrando con curiosos personajes que terminan acompañándolo en su peligroso viaje, siendo el más memorable de estos Lone Watie (Chief Dan George), un Jefe Indio desplazado de su lugar de origen, el cual ha estado vagando por el país luego de haber cedido a la presión del hombre blanco que lo llamaba a “civilizarse”. Entre el resto de los personajes que se unen a Wales se encuentra Little Moonlight (Geraldine Keams), una india que es tratada como esclava por un comerciante, la abuela Sarah (Paula Trueman) y Laura Lee (Sondra Locke), las cuales son rescatadas por Wales luego de que estas fueran atacadas brutalmente por un grupo de comancheros.

A diferencia de otros de los personajes interpretados por Eastwood en los distintos westerns que protagonizó, Josey Wales es un hombre que está en guerra consigo mismo, que duda de su propia humanidad, que llora su pasado, y que asesina sólo a quienes se lo merecen. Luego de que sepulta a su familia, Wales se aferra a las únicas cosas que no fueron consumidas por las llamas; un par de revólveres. Acompañado de sus armas y de un grupo de hombres sedientos de venganza, Wales se sumerge en el peor de los infiernos durante el periodo que dura la sangrienta Guerra Civil, forjándose una reputación que lo sitúa como un asesino implacable y temido. Su huida en cierta medida se convertirá en una suerte de redención para Wales, lo que no significa que su viaje esté exento de violencia. Lo que Eastwood pretende con esta cinta es hablar sobre la “enfermedad de la guerra”; sin importar si perteneces al grupo de los vencedores o al de los vencidos, de todas formas habrás perdido algo durante el transcurso del conflicto, que bien puede ser material, espiritual o sentimental.

Por otro lado, resulta irónico ver cómo mientras los ciudadanos de los Estados Unidos luchan por unificarse, viejas rencillas y una arraigada atmósfera de venganza les impide conseguir su objetivo. Los soldados de la Unión sólo buscan asesinar a los pocos renegados que quedan vivos después de la guerra, mientras que estos últimos han decidido seguir oponiendo resistencia impulsados por su deseo de venganza. Además están las distintas tribus de indios, que pese a vivir relativamente en armonía con el hombre blanco, no pueden perdonar todo lo que este les ha arrebatado. Es por esto que resulta interesante ver como el grupo de “desadaptados” que sigue a Wales, pese a ser un grupo de personas bastante diverso, logran vivir en armonía cuando se percatan de que tienen algo en común; todos son víctimas de aquellos que dictan las leyes y dicen querer el bien común, por lo que el objetivo de todos es sobrevivir de la mejor manera posible en el violento mundo en el que se encuentran inmersos. En el campo de las actuaciones, el elenco realiza una labor dispareja. Eastwood plasma de buena manera su transición de hombre de familia a asesino implacable, y a hombre de familia nuevamente. La verdad es que el papel está hecho a su medida, y al igual que el “hombre sin nombre”, Josey Wales adquiere un cariz casi mítico durante el transcurso del film.

Por su parte, Chief Dan George es el encargado de aportar con algunas dosis de humor las cuales progresan a medida que transcurre el film. Más allá de su relativa torpeza, resulta especialmente divertida la relación que su personaje mantiene con Josey Wales. Otros actores como Sam Bottoms o Sondra Locke, la verdad es que dejan bastante que desear. Por otro lado, la película cuenta con el estupendo trabajo de fotografía de Bruce Surtess, y la atmosférica banda sonora de Jerry Fielding (la cual recibió una nominación al Oscar). El ritmo relativamente pausado del film, se ve interrumpido por un buen número de excitantes escenas de acción, donde probablemente la más destacable sea la masacre que ocurre en un campamento de la Unión al principio del film. Y es que la verdad es que estamos frente a una película que pone un gran énfasis en el tema de las relaciones humanas, dejando los duelos de pistolas y las furibundas balaceras en un segundo plano. A Eastwood no sólo se le reconoce el mérito de haber invertido los motivos del western clásico (el héroe solitario que se ve obligado a aislarse de la sociedad que protege, se convierte en el héroe que aprende a vivir acompañado dentro de una sociedad que lo ha rechazado sistemáticamente), sino que además a esta cinta se le ha reconocido su valor cultural e histórico, por lo cual en 1996 fue seleccionada por el Registro Nacional de Cinematografía de los Estados Unidos para su preservación. En definitiva, “The Outlaw Josey Wales” es una de las mejores películas de Eastwood, y es sin duda uno de los mejores westerns de la historia.




por Fantomas.

6 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

De las pocas de Eastwood que aún no he visto.

Viendo que hablas tan bien de ella (cosa que tampoco me extraña viniendo de este señor), tendré que remediarlo bien pronto.

Saludos ;)

Möbius el Crononauta dijo...

Imprescindible. Vaya monstruosidad. Nunca me cansaré de verla.

H dijo...

Que grande Clint! estoy esperando su nueva peli que se pasa a lo sobrenatural
Salutes desde SCI TERROR
H

Fantomas dijo...

- Pliskeen: Estoy seguro que esta película te va a gustar. Como puse en el artículo, entra fácil en la categoría de los mejores westerns de la historia del cine.

- Möbius: Veo que te gusta la película tanto como a mí, y es que es un clásico con todas sus letras.

- H: Sin duda va a ser interesante ver lo que el bueno de Eastwood puede hacer en el campo de lo sobrenatural.

Gracias a todos por sus comentarios,
Saludos ;)

Quimerico Inquilino dijo...

Personalmente (y junto al Jinete ´Pálido) es el western que prefiero de Eastwood, sin esos ticks de autor que a veces le pierden...
Ah! y enhorabuena por estar entre los finalistas de los premios Toft!

Fantomas dijo...

- Quimérico Inquilino: En lo personal esta película me gusta aún más que "El Jinete Pálido", la cual de todas formas es una muy buena película. En cuanto a lo de los premio Toft, muchas gracias! Precisamente me tocará "competir" con los amigos Pliskeen y H. Suerte para todos.

Saludos ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...