sábado, 14 de agosto de 2010

Quatermass and the Pit: Un descubriento llamado a romper los cimientos de la humanidad.

“Quatermass and the Pit” (1967), es una cinta de ciencia ficción/terror del director Roy Ward Baker, la cual está protagonizada por Andrew Keir, James Donald y Barbara Shelley.

Durante las obras de ampliación del metro en Londres, unos obreros encuentran un extraño objeto que creen que puede ser una bomba lanzada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. El ejército descubre que no es nada parecido y llama al profesor Quatermass (Andrew Keir), que junto con el doctor en paleontología Mathew Roney (James Donald) y su ayudante Barbara Judd (Barbara Shelley), intentaran explicar el enigma que se esconde tras el misterioso objeto.

Diez años después del rodaje de “Quatermass 2” (1957), los ejecutivos de la Hammer estrenarían la que sería la última parte de la trilogía del mítico científico Bernard Quatermass, quien constantemente se veía enfrentado a todo tipo de amenazas alienígenas. La verdad es que este proyecto había comenzado a gestarse seis años antes, pero diversos problemas terminaron retrasando su rodaje. En 1958, la BBC estrenó la serie “Quatermass and the Pit”, la cual era la tercera aventura televisiva del profesor Bernard Quatermass. Tres años después, algunos productores de la Hammer se acercaron al creador de la serie, Nigel Kneale, para llevar a cabo su adaptación cinematográfica, pero lamentablemente no pudieron encontrar a un estudio norteamericano que quisiese coproducir el film. Los estudios Columbia, que en más de una ocasión financiaron las producciones de la casa del martillo, no estaban muy satisfechos con los resultados comerciales de las últimas cintas de la Hammer, por lo que se rehusaron a financiar el costoso proyecto. En un intento desesperado por convencer a los ejecutivos del estudio, Anthony Hinds redujo el presupuesto a 180.000 libras esterlinas y además le pidió a Nigel Kneale que cambiara algunos elementos del guión. Para cuando Kneale terminó el guión, las conversaciones con la Columbia se habían enfriado, por lo que el proyecto se pospuso de forma indefinida.

Algún tiempo después, Anthony Nelson Keys tomó las riendas de la adaptación. Aunque pensó en el director Val Guest para dirigir la cinta, este no pudo aceptar la propuesta debido a que encontraba afinando los últimos detalles de “Casino Royale” (1966). Fue así como la dirección del film recayó en los hombros del veterano director británico Roy Ward Baker, marcando su primera incursión en la Hammer. Por otro lado, la elección del actor que encarnaría a Quatermass resultó ser todo un problema. Cuando los productores de la Hammer le aseguraron a Kneale que Brian Donlevy, quien había interpretado a Quatermass en los otros dos films del estudio, no iba a encarnar al profesor en esta ocasión (el actor jamás fue del gusto del escritor), no se imaginaron nunca lo problemático que resultaría encontrar a su reemplazante. James Carreras propuso al actor norteamericano Van Heflin, y posteriormente a Kevin Finch. Durante los meses siguientes, también serían considerados los actores Kenneth More, Trevor Howard, Anthony Quayle y André Morell. Sin embargo, sería el actor escocés Andrew Keir quien finalmente se quedaría con el papel.

La génesis de la historia de “Quatermass and the Pit” fue el extensivo trabajo de reconstrucción que ocurrió en Londres luego de la Segunda Guerra Mundial. Mientras se demolían los edificios que fueron destruidos por las bombas para construir nuevas edificaciones en su lugar, ocasionalmente los obreros descubrían bombas nazis no detonadas y algunas ruinas romanas bajo los escombros. De hecho, la cinta comienza en medio de los trabajos de remodelación de una vieja estación de metro llamada Hobb´s Lane. Mientras los obreros se encuentran removiendo algunos escombros, descubren un par de osamentas que parecen corresponder a una versión primitiva del ser humano, junto con un extraño objeto que inmediatamente confunden con una bomba. Si bien en un principio el Doctor Roney y su ayudante Barbara son llamados a investigar el origen de las osamentas, el descubrimiento del objeto inevitablemente termina involucrando al ejército en la investigación. Junto con el coronel Breen (Julian Glover), arriba al lugar el Profesor Quatermass quien en compañía de Roney y Barbara tendrán que evitar que la ignorancia de los militares desencadene una catástrofe de proporciones bíblicas.

Mientras que las acciones de los personajes durante la primera mitad del film están guiadas por su deseo de averiguar el origen del objeto y que es lo que se encuentra en su interior, en la segunda mitad los protagonistas buscan desentrañar las implicancias de aquello que accidentalmente han liberado. La búsqueda de conocimiento por parte de Quatermass y sus asociados los lleva a formular teorías que integran conceptos científicos, religiosos, existencialistas, mitológicos, e incluso esotéricos. Y es que el misterio que esconde el objeto es uno de los puntos centrales de la trama. Debido a que los descubrimientos de Quatermass y sus colaboradores amenazan con destruir algunos axiomas de nuestra civilización, estos se ven enfrascados en una dura disputa con el coronel Bree y con el ministro de defensa británico, quienes prefieren creer en la absurda teoría de que el objeto no es más que un “artefacto de propaganda” creado por los alemanes durante la guerra, con el cual no buscaban otra cosa más que sembrar el caos entre sus enemigos. En gran medida las decisiones de las autoridades están guiadas por su miedo a lo desconocido, y por su ego descontrolado que no acepta cuestionamientos. No son capaces de aceptar una realidad distinta a la que conocen, por lo que se aferran ferozmente a las creencias previamente establecidas por la sociedad.

En el ámbito de las actuaciones, el elenco en general realiza un estupendo trabajo. El Profesor Quatermass de Andrew Keir resulta ser un personaje carismático, cuyas acciones si bien están fuertemente inspiradas por su curiosidad profesional, constantemente está pensando en el bien común más que en la gloria personal. En lo que respecta a Barbara Shelley y James Donald, estos interpretan de manera correcta a los asociados del protagonista, mientras que Julian Glover interpreta de manera bastante convincente al seudo villano del relato, el cual en cierta forma no hace más que reflejar la incredulidad del mismo espectador ante una historia plagada de ribetes fantásticos. Por otro lado, nos encontramos con el impecable trabajo de fotografía de Arthur Grant, y con la maravillosa dirección de arte de Bernard Robinson y Kenneth Ryan (que como dato curioso, se preocuparon de pegar algunos afiches de ciertas producciones de la Hammer en las paredes de la estación de metro donde se desarrolla el relato). De la misma forma, Tristram Cary nos entrega una atmosférica y efectiva banda sonora, mientras que Les Bowie crea unos efectos especiales bastante llamativos.

La cinta se estrenó con bastante éxito en Inglaterra, lo que se repitió en los Estados Unidos donde llegó bajo el título de “Five Million Years to Earth”. Tanto Nigel Kneale como Roy Ward Baker quedaron completamente satisfechos con el resultado de la cinta, razón por la cual incluso surgió la idea de realizar una cuarta entrada en la saga, la que finalmente nunca se llevó a cabo. Curiosamente, algunos de los temas filosóficos que se aparecen en este film serían tratados posteriormente con mayor profundidad en la cinta de Stanley Kubrick, “2001: Space Odissey” (1968). Por otro lado, el apocalíptico final del relato no sólo se muestra como el cierre perfecto de una historia absolutamente interesante y atractiva, sino que también nos invita a cuestionarnos acerca de la verdadera naturaleza del ser humano. “Quatermass and the Pit” presenta un discurso potencialmente controversial, el cual impactó fuertemente al público de la época. Afortunadamente la cinta ha soportado de buena manera el paso del tiempo, aún cuando hoy en día algunos de sus efectos especiales no provocan el impacto deseado. En definitiva, “Quatermass and the Pit” es un film entretenido que en la actualidad es considerado como una de las mejores producciones de la Hammer, y como una de las entradas más interesantes del cine británico de ciencia ficción.



por Fantomas.

2 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Tengo que repasar la saga porque creo haber visto sólo una (la primera, si no recuerdo mal), y siempre me ha llamado muhco la atención.

Saludos :)

P.D.: Excelente este repaso a los films de la Hammer ;)

Fantomas dijo...

- Pliskeen: La trilogía de Quatermass es bastante interesante. Las tres películas probablemente son de lo mejor que ha realizado el cine británico en lo que se refiere al género de la ciencia ficción. Me alegro que te esté gustando el especial de la Hammer, el que lamentablemente por falta de tiempo estoy haciendo a las apuradas.

Saludos ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...